# ¿Qué aceptamos cuando aceptamos?

Es difícil saber cuál fue exactamente la primera aplicación móvil pero como ejemplo de una de ellas, nos podemos remontar al año 1998. La empresa sueca de telecomunicaciones Nokia, creó una aplicación para celulares que en sus características, era similar a un juego que se hizo "viral" en los años 70’, llamado "La Serpiente".

 

En la actualidad, son incontables la cantidad de apps que uno puede descargar desde nuestro móvil. Y en la vorágine del mundo que tenemos hoy, todo es rápido, igual que la descarga de estas aplicaciones. Así de rápido también, quedamos expuestos a una infinidad de permisos sensibles que aceptamos al descargar esas aplicaciones.

 

La "trampa" a la quedamos sometidos, es que no se pueden elegir las opciones de permisos al descargar una app, o se dice sí a todo, o no la puedes obtener.

 

Para ejemplificar lo vulnerables que somos ante este avance en la tecnología, me voy a remitir a un experimento que se realizó en la ciudad de Londres, liderado por la empresa finlandesa F-Secure. Lo que se hizo fue incluir en las cláusulas de aceptación una en la que para acceder a conectarse a la red wifi de forma gratuita en una plaza, uno tenía que entregar a su hijo primogénito "para toda la eternidad". Seis personas se conectaron sin leer los términos y condiciones. Fueron notificados e inmediatamente de entrar en shock fueron avisados de que la empresa no los obligaría a entregar a sus hijos, pero claramente aprendieron la lección.

 

«Nuestro asesor legal señala que, aunque los términos y condiciones son vinculantes en términos legales, contradice la política pública vender niños a cambio de servicios gratuitos, por lo que la cláusula no sería válida ante un tribunal», comunicó la empresa en su informe sobre el experimento.

 

Una aplicación que fue un boom en descargas en los últimos meses, fue "Face App". El programa permite accediendo a nuestras fotos, mostrarnos cómo nos veremos en el futuro, también permite cambiar de color el pelo, agregar accesorios, etc.

Esta aplicación generó mucha polémica por los términos y condiciones que seguramente muy pocos usuarios leyeron.

FaceApp al igual que Instagram, Facebook o Google pueden usar nuestras fotografías para mejorar sus servicios y algoritmos. Esto claramente con fines comerciales y publicitarios.

 

A pesar de no ser una app reciente, sino que fue creada en 2017, este año, FaceApp, se posicionó como la más descargada en la tienda de aplicaciones de Apple en Estados Unidos. Esto generó preocupación en ese país porque aparentemente la creadora es una empresa rusa llamada Wireless Lab.

La situación generó tal preocupación al punto que el líder de la minoría en el senado estadounidense, Chuck Schumer, le solicitó al FBI y a la Comisión Federal de Comercio que investiguen FaceApp.

 

"Tengo serias preocupaciones con respecto a la protección de los datos que se están agregando, así como si los usuarios están al tanto de quién puede tener acceso a ellos”, escribió Schumer en su solicitud.

 

Para ayudarte como usuario a que sepas a qué nos exponemos al aceptar todos los términos y condiciones, comparto los siguientes ítems:

 

- Eliminar o modificar contenido del almacenamiento.

- Realizar compras en la aplicación.

- Enviar, recibir y leer mensajes.

- Realizar llamadas.

- Conexión vía bluetooth

- Acceso a nuestra ubicación

- Acceder a información personal como nuestros contactos

- Realizar fotos y videos

- Consultar el historial y marcadores

 

¿Cuál es el consejo? Tomarse un par de minutos, que consideramos una eternidad en el mundo de hoy, para saber qué aceptamos... cuando aceptamos.

 

 

 

 

 

Lun. a Vier.
Sábado
Domingo